El verdadero futuro de Symbian, Nokia y Meego