El Nokia N8 y la desinformación en américa latina