Symbian pierde la mitad del mercado